El trío que todo hombre quiere vivir (II)

07.09.2018

Llegados a los apartamentos, Pepe paga la reserva para tres horas : la primera juntos, las dos restantes ellos solos. Cuánto e gusta ver que la gente prepara bien las citas, con calma, pensando qué les puede apetecer... Recuerdo haberles dicho en ese momento "Vosotros sois unos disfrutones...".

Entramos en la habitación, y quisimos cada uno ducharnos por nuestra cuenta. Lola y yo nos desvestimos casi a la vez mientras Pepe estaba en el baño, hablábamos, reíamos y hasta bromeábamos como dos amigas. Me contó que iba a ponerse lencería después de la ducha, que a su chico le gustaban esas cosas :) .Me quedé embobada por su sonrisa y me acerqué a ella para besarla, pillándola desprevenida. Besos cortos, casi castos, pequeños picos, reprimiendo una lengua que quería lamerla de los pies a la cabeza. Mientras ella se duchaba en el baño, quise hacer lo mismo en el jacuzzi de la habitación, y darle un poquito de espectáculo a Pepe. Me enjaboné con deleite las tetas, las piernas, el culo, la entrepierna.... acompañándolo de miradas de vicio que no podía controlar al recordar al mujerón rubio que hacía lo mismo en la otra ducha. 

Lola salió de la ducha con su melena rubia suelta, tacones, medias de liga, un tanga minúsculo, y un negligé negro muy parecido al sujetador que yo llevaba (este : https://twitter.com/MarinaScrt/status/1016953436179492869/photo/1). 

Estaba imponente.

Volví a ponerme mi lencería para jugar juntas y resultar visualmente más estimulantes para Pepe. Comenzamos muy pronto a tocarnos las tetas respectivamente, las tenía estupendas, suaves, con unos pezones ideales de tocinillo de cielo. 3 segundos debí tardar en lanzarme como una loca a comérmelos. Tengo una maraña de flashes de lo que fue esa tarde:

-Lola y yo comiéndole la polla a Pepe cada una por una lado, entremezclado con besos de lengua sobre su capullo. Polla, dicho sea de paso, muy sabrosa, durísima durante todo el asalto. 

- Lola frotándose sobre Pepe tumbado, ella restregándole las tetas por la cara, mientras yo untaba su culazo de aceite y frotaba mis tetas con sus nalgas.

- Pepe metiéndonos los dedos a Lola y a mi alternativamente : "Fíjate cielo, mira qué mojada está Marina"

-Lola y Pepe dedicándose a comerme cada uno una teta y yo no poder parar de gemir.

- Yo tumbada bocarriba con Pepe follándome con los dedos, mientras Lola se tumbaba encima de mi dejándome su pezón en la boca. Me corrí de forma apoteósica y tan espectacular como la tormenta que está cayendo ahora mismo en Madrid. Me empapé las piernas y empapé a Pepe y a Lola.

- Lola tumbada bocarriba mientras yo me comía el coñito más jugoso que jamás haya probado.

- Lola a cuatro patas , follada por Pepe, mientras yo veía su reflejo en el espejo y le lamía los pezones. Lola pidiéndole que le follase más fuerte, que recordase que a ella le gusta fuerte... 

- Marina a cuatro patas embestida , Lola contemplando sus tetas bamboleantes a través del espejo.

- Marina follándose a Pepe en el sillón tantra. Pasándole el relevo a Lola, quien le montó hasta sacarle toda la leche. 


Fue brutal, por la química que hubo entre nosotras, lo tremendamente cachondas, viciosas, perras y sueltas que estábamos. Me sorprendió muchísimo que Pepe pudiera aguantar tanto porque os lo juro, con ese percal, más de uno se habría ido en el minuto tres. 

Y bien, una vez corridos bien corridos y duchada, charlamos unos minutitos, y Marina se despidió para volver a casa con su familia mientras la pareja de amantes, con seguridad, comentaba las mejores jugadas entre empujón y empujón. 

Qué afortunada soy...

Mil besos

M. 

PD: Me quedé con ganas de hacer una cosa más con Lola: una rica tijerita entre ambas :)