Back on the chain gang

06.02.2017

Siempre me ha gustado la música de finales de los 80 a mediados de los 90: Pretenders, Texas, Deacon Blue, OMD, INXS, Aztec Camera, U2, Duran Duran... Y era esta canción la que venía tarareando al regreso del trabajo, en mi paseo de escasos 20 minutos de la oficina a casa. Apenas llevo dos meses en mi nuevo trabajo, dándole el 200% de mi energía y capacidad, algo que lamentablemente se traduce en menos atención y dedicación a los quehaceres de Marina. Por el momento no me ha importado mucho, me resulta prácticamente imposible atender el teléfono, como mucho algún whatsapp, he recibido propuestas para citas y no he tenido la mente para desdoblarme, tan volcada como estaba en sumergirme en mi nueva rutina laboral lo más rápido y mejor posible. Escuchando "Back on the chain gang" , he pensado que sigo unida a esta vida B por una irremediable cadena voluntaria, y no va a haber quien me la quite... Me veo en fotos de sesiones para anuncios, para twits, o incluso, para ligues del pasado, y me digo "Ya va siendo hora de volver, querida..". Estos dos meses van dando sus frutos y en la oficina hay buena sensación sobre mi, puedo relajar mínimamente la marcha y regresar a apretar por estos lares.

Apretar.

Volver a sugerir, provocar, jugar.

Fantasear un encuentro. Volver a prepararme después del trabajo desde las uñas de los pies hasta las pestañas.

Y dado que ya no puedo prácticamente atender el tlf, voy a cambiar un poco las normas, que para algo aquí soy la jefa: Contacto exclusivamente por mail en marinacostaescort@gmail.com . Escríbeme, cuéntame un poco de ti, tu edad, si eres de Madrid o de fuera, qué te apetecería (una cena con postre, algo más directo..) . Me encantará que logres hacerme desear la llegada de nuestra cita, con este temblor tan irresistible que siento ahora, aquí, en la cara interna de mis muslos.

Quiero ser tu amante.

Y la tuya.

Y la tuya.

Y la tuya... pero poco a poco. Ni tan siquiera necesito un amante a la semana, prefiero algo que valga la pena y de calidad, aunque nos lleve un poco más de tiempo encontrarnos.

Y después de que me conquistes y yo haga lo propio contigo, de que nos seduzcamos y recíprocamente nos saquemos hasta la última gota en la cama, dejaré de ser tu amante.

Hasta la próxima.

O hasta siempre.

En espera de tus noticias, se despide afectuosamente ...

M.