Cuarentena...

13.04.2020

Querido fan, lector, futuro amante...

¿A qué estás dedicando la cuarentena tú? ¿Cómo la estás llevando?

Quiero pensar que si estás leyendo esto, es porque estás bien. Seguro que sí. 

Yo tengo mis días, como todos. He tenido la extraña suerte (en realidad no sé si ha sido bueno o malo...) de verme afectada por un ERTE y no tener actividad laboral oficial desde el 17 de marzo. Casi un mes ya, en el que he intentado mantener una rutina entre semana, levantándome sobre las 8 u 8:30 y dedicando tiempo a todas esas tareas del mundo de Marina que no logro encajar en mi rutina habitual.

Quien me siga en Twitter habrá notado que estoy muy muy activa. El número de seguidores está subiendo bastante estas semanas y me siento en la "obligación" de alimentar a las masas :). Juego a hacerme fotos nuevas, selecciono otras antiguas, respondo mensajes, tweets , correos...

El segundo proyecto que tengo en marcha desde hace ya seis meses es mi perfil en Onlyfans. Es una especie de Twitter o Instagram pero sin censura, así que ahí subo a diario fotos y vídeos que no cuelgo en Twitter (y por ende, fotos y vídeos que antaño poblaban mi Twitter - como mis archiconocidos striptease desde el baño de la oficina...). Y más contenidos nuevos que antes no publicaba en ningún sitio, como pueden ser fotos o vídeos acompañada y bastante explícitos, dicho sea de paso... 

Y de ahí surge el tercer proyecto... Onlyfans da con frecuencia problemas a la hora de registrarse, o hay usuarios que por confidencialidad no pueden tener un cargo en la tarjeta de crédito de una web extranjera, así que pensé en crear mi propio sistema para compartir, igualmente bajo pago, los archivos a usuarios que merecieran mi confianza. Esto me ha llevado a crear un catálogo de vídeos, con descripciones, datos técnicos, capturas de pantalla...  Y ahora es cuando viene mi confesión:

Empiezas a ver fotos y vídeos, a cotillear más perfiles de Twitter que tengan Onlyfans, pero sobre todo, a clasificar, editar, revisar y colgar material mío... es decir... fotos en lencería, sin ella, sola, acompañada, vídeos, audios con susurros, gemidos, gritos... a ver un vídeo una y otra vez porque hay una parte donde se te ve la cara...  20 veces seguidas acabas viendo el vídeo y claro... ocurre lo inevitable.

Me caliento. 

Y escribo un tweet. O abro Skype, y ahí está, mensajes con peticiones para hacer un show de webcam, y me viene que ni pintado, porque estoy como una gata en celo con mi acompañante virtual al otro lado con ganas de devorarme píxel a píxel. Acabo 20 minutos después y salgo de la habitación pensando que esos juguetes de goma que uso nunca saben igual que una polla de carne y venas, así que me cambio de habitación y asalto la polla real que tengo por aquí cerca para que me dé la recena. La pobre, estaba tan tranquilamente descansando mientras su dueño teletrabajaba, hasta que  he llegado yo y lo he revolucionado todo... Y como ya llevo media mañana ninfómana perdida, subo otro tweet, u otra foto a Onlyfans, o contesto otro mensaje por skype... y uno de vosotros se acaba animando a pedirme un show en pareja, en el que le representemos una fantasía... ¡Con lo que me gusta a mi jugar!

De modo que si... os confieso, en estas semanas de confinamiento, estoy teniendo orgasmos por mi y por todos mis compañer@s. ¡Y espero que así siga! 

Mientras tanto, no perdáis de vista el blog. ¡Prometo escribir más estos días! 

Me despido acercándote mi pezón a tus labios para que le des un besito...

Marina. 


PD: si quieres más información acerca de como conseguir mis contenidos virtuales, puedes contactarme por aquí.