Dama en el salón, puta en la cama

26.08.2013

Siempre he querido escribir. Siempre he querido ser puta.

Querido lector desconocido,

con semejante declaración de intenciones, espero que no te llames a engaño con lo que puedas encontrar en este blog. Debo admitir que en mis cortos treintaytantos años de vida, he jugado, he sido una simple aficionada, una escritora amateur y un proyecto de puta muy entregada. Pero la vida nos coloca en caminos que se bifurcan y elegí, hace poco tiempo, empezar una nueva vida y seguir estos dos recorridos en paralelo. Continuar con mi discreta, organizada y formal vida , mientras al mismo tiempo dejo salir al animal sensual y sexual que hay en mi. Compaginar control y moderación con pasión y liberación. No se trata únicamente de tener sexo desaforadamente, por fortuna nunca me han faltado hombres deseosos de complacerme, pero no es la compulsión por tener un orgasmo tras otro lo que me tienta. Es algo que ahora va más allá de todo eso. Deseo sentirme adorada por un hombre que busque una señora en el salón, y una puta en la cama. Un caballero educado, que disfrute de una buena conversación, que me mire con deseo no sólo por mi cuerpo, sino porque soy capaz de hablar con él de cualquier tema que a él le apetezca. Un varón que beba de mi sensualidad y feminidad, que despierte mi deseo a complacerle... Que al traspasar el umbral de la puerta que nos lleve a la intimidad, descubra por un rato a una mujer deseosa de hacerle tocar el cielo, complacerle de forma delicada o salvaje, lo que él quiera, lo que tu quieras. Hombres que quieran sacar todas las mujeres que hay en mí, todas tan fascinantes...Entra en juego ese componente de sumisión light, complacer a mi hombre, porque durante ese rato, será sólamente mi hombre, el macho que me cubra. Me apetece tanto hacer realidad sus fantasías... Sea con lencería, juguetes, lamerle por completo, hacerle un masaje con mis generosos pechos, montarle u ofrecerme a cuatro patas para él frente a un espejo...Y que me pague. Quiero ser puta por vicio, pero por vicio al sexo, y al dinero.

Llevo fantaseando con la idea prácticamente desde los 20 años... y es ahora con la madurez de mis treintayalgo cuando afronto el paso con determinación, deseo y emoción, a partes iguales.

Este blog nace prácticamente tras ya algunas experiencias muy positivas, digamos que lo he catado antes de decidir continuar. Es tal la emoción antes de cada encuentro, la excitación, si, excitación, mientras me preparo, mientras me dirijo al sitio, que cuesta no engancharse a la sensación... Engancharse al taconeo por la moqueta del pasillo de un hotel, a la incertidumbre al saber que estás a punto de tener sexo con un desconocido que te desea tanto como para asumir la suma que pides. Llegar excitada a su encuentro por la suma de todo lo anterior.

Evidentemente, querrás saber como soy. Soy española residente en Madrid, titulada universitaria, trilingüe en inglés y alemán, y tengo un trabajo de 8 a 18 que me gusta y sustenta mi vida. Me considero una mujer inteligente, discreta, culta, educada, elegante y refinada. Tras esa imagen se oculta otra mujer que sólo algunos logran ver, alguien apasionado que se entrega por completo, que exprime la vida y disfruta todas las sensaciones que su cuerpo le da y provoca. Saboreo al máximo dejarme llevar y guiarme por mis más bajos instintos. Disfruto el sexo y deseo hacerlo disfrutar al máximo nivel, porque no hay nada que me haga sentir más viva.

Físicamente podrás apreciarlo en las fotos que he subido si bien ahora estoy un poco más delgada y morena por el verano. Mido 1,60 y tengo un cuerpo suntuoso y lleno de curvas. Destaca especialmente mi pecho, muy muy generoso y acogedor, con el que me encanta jugar... Tengo el pelo castaño y liso, largo a media espalda, y unos labios finos y bien definidos que enmarcan una bonita y franca sonrisa, pero sin duda alguna, son mis ojos verdes lo que mas llaman la atención de mi rostro. No fumo. Mi aspecto es cuidado y elegante, pero en absoluto soy ni parezco una mujer frágil.

Sé muy bien lo que quiero, y soy honesta, sincera y directa con lo que ofrezco... Descuida, seguiremos en contacto por aquí, porque como te dije al principio... siempre he querido escribir... y siempre he querido ser puta.

Marina