Easy (like Sunday Morning)

22.09.2013

https://www.youtube.com/watch?v=jZmisn7M6NM

He tropezado con esta canción justamente en esta mañana de domingo y me he puesto un poco tierna. Prestando atención a la letra , ay, sí, si yo también soy fácil como la mañana de domingo... Logicamente, tengo mis complejidades de mujer (la que lo niegue, ¡¡¡a la hoguera!!!), pero en líneas generales, es taaaan fácil saberme llevar. Yo vengo con manual de instrucciones: te digo lo que quiero, cuándo lo quiero, cómo y dónde. Te concreto qué voy a dar a cambio o qué me apetece dar desinteresadamente. Y ahí tú aceptas o negociamos un punto medio. Siempre sabrás qué esperar de mí y en qué puedes contar totalmente conmigo. Por eso tengo que hacer esfuerzos para entender a la gente veleta, a quienes les cuesta horrores tomar decisiones o no saben mantener su palabra. Con lo fácil que es ser fácil...

Y ahora pasemos a otra época en la que era fácil de una manera distinta. Ya con 16 años tenía el mismo esquema general mental que he dibujado más arriba y el mismo escote, que siempre ha servido de carta de presentación a la perfección. Si me apetecía liarme con un chico, iba a por él. Y si nos liabamos y nos apetecía meternos mano, tener sexo oral, masturbarnos, lo hacíamos, Y si nos liábamos y no me apetecía hacer nada más, no lo hacía. Y así seguí funcionando una vez dejé ser de virgen y empecé a tener relaciones completas. Nunca hice nada que no quisiera ni dejé de hacer nada que me apeteciera (alguna calabaza me he llevado, pero los bares están llenos de planes B...). ¿Era fácil, una guarrilla por estar un fin de semana con uno, un fin de semana con otro, algunas noches con varios (¡¡¡Qué divertido era aquello!!!). ¡¡¡Bah!! No diré que no me afectasen ciertos comentarios, pero no me daba la real gana de dejar de hacer lo que me apetecía por lo que pudieran decir una panda de adolescentes hiperhormonados.

La gente en esencia no cambia, yo sigo siendo la misma, igual de fácil en ambos sentidos: de llevar y de poseer sexualmente. Más evolucionada, claro está, más pulida, mejorada y perfeccionada. De las 5 fases de la talla de los diamantes, yo estoy en la última: el abrillantado. Creo que aún puedo brillar más, por mí misma y por quien me luzca (una joya no le queda bien a cualquiera...). Pero me siento brillante y exultante y así me cotizo. Físicamente me gusto y disfruto más de mi cuerpo ahora que cuando tenía 20 años, madurez pura y dura... Me hace gracia cuando me llega algún correo en el que me intentan regatear diciéndome que hay rusas espectaculares, modelos de 1,80 y 90-60-90 cobrando la mitad que yo. Mi explicación (cuando la doy... hay veces en las que ves claramente que ni merece la pena) es siempre la misma: no soy una muñeca hinchable, no vendo únicamente un envoltorio. Ofrezco una mentalidad liberada, saber estar, un trato exquisito, experiencia, desparpajo y soltura que sólo te dan los años y ciertos ambientes. El cliente con quien quiero estar reconoce esto mismo sin necesidad de explicaciones adicionales.

Lógicamente, el físico es muy importante, tienen que cuadrar continente y contenido, por eso tengo ya fecha para una nueva sesión de fotos profesional y así actualizar las de la galería ya que son de hace varios meses. No obstante, en la galeria de fotos os dejo de regalo en esta Sunday Morning unas cuantas que me he hecho yo misma con mi conjunto de lencería rojo (¿Os he dicho que me vuelve loca el rojo? Labios, uñas, lencería, ropa... todo).

No dejéis de escuchar la canción. Y recordad... lo más sencillo, es ser fácil.

Marina.