Es culpa de la copulina

06.04.2014

Lo descubrí el otro día: es todo culpa de la copulina. Hablar de feromonas no nos resulta a nadie nuevo, no las vemos pero las sentimos.

Hace unas semanas lo viví como no recordaba me ocurriera en mucho tiempo. Se acercó, nos dimos dos besos, y algo se activó en mí. Cuando se retiró tras esa presentación no podía mas que sonreirle pensando:

- "Me gustas".

- "Quiero besarte".

- "Quiero aparearme contigo".

Marina hembra al habla...

Tuve que jugar mi papel, estarme quietecita y calladita mientras tomábamos algo, dejándome seducir mientras le gritaba con la mirada:

- "Tírate a mi cuello YA! Acércate, quiero que me huelas, como yo a tí".

Siempre me han dicho que soy muy expresiva con mis miradas, incapaz de ocultar algo con ellas. Y así lo hizo, se aproximó, me besó el cuello, y nos perdimos...

Unos días después quise entender qué había ocurrido y anduve buscando por la red. Me encontré con que existe un órgano llamado Órgano Vomeronasal que manda al cerebro la señal que nos impulsa al amor y a la pasión. El "flechazo" en sí no es otra cosa que la suma acelerada de reacciones químicas que comienzan con la percepción del olor corporal del otro. Al parecer, de forma natural, cuando conocemos a alguien que nos gusta, nuestro organismo segrega, a través de la piel y de los genitales, un olor sutil y característico que se transmiten por el aire y resultan perceptibles en un plano no consciente, y eso son, queridos míos, las dichosas feromonas. En mi caso debe ser en el más puro estado, ya que tengo la piel muy sensible y no uso ningún perfume.

La reina de las feromonas es la copulina. Me ha encantado el nombre, mi más sincero reconocimiento a la Sra. Jutte, descubridora y encargada de bautizarla, es tan inspirador... La copulina está presente en las secreciones vaginales, se producen en mayor cantidad durante la ovulación, y el macho, al captar este olor de la hembra (porque en este caso no somos ni hombres ni mujeres, sino machos y hembras), reacciona elevando su nivel de testosterona en sangre y aumentando de ese modo su atracción y deseo por la hembra. Las copulinas son las causantes de que en ocasiones un hombre oiga en su mente las palabras "Esa mujer me está volviendo loco. Necesito cubrirla..." , sin ser capaz de darle una explicación. Es lógico, no la hay, es una reacción química indiscutible. Las copulinas captadas a través del olor natural del cuerpo funcionan con las personas con las que somos genéticamente compatibles, no deja de maravillarme lo bien diseñados que estamos y como a través de ese intercambio de información que escapa a nuestra consciencia, identificamos nuestro grado de histocompatibilidad inmunológica para engendrar hijos sanos. Por ese motivo no cometeré la tontería de comprar perfumes "enriquecidos" con copulinas ya que atraerán a un elenco de hombres no compatibles conmigo y con los que, ni mucho menos, me plantearía tener hijos ;)

He tenido experiencias muy intensas relacionadas con mi olor. Lo he comentado con amigas, en muchas ocasiones, si vas por la calle poco después de haber tenido sexo, eres "olfateable". Todas nos preguntamos "¿Llevo un cartel en la frente que diga que vengo de follar? ¿Por qué me miran así?¡¡ Qué está pasando!!". Y creo que se mezcla una forma particular de caminar con ese rastro oloroso que vas dejando a tu paso. La última anécdota, un ex ligue me confesó que en ocasiones, cuando pasaba tanto rato en el baño de casa, era porque se dopaba oliendo mis braguitas del cesto de la ropa sucia. Me pareció adorable :)

¡Ciertamente es tan tan tan animal! La hembra que reacciona al ver al macho que le atrae liberando ese olor maravillosamente imperceptible. ¿Puede haber algo más natural? Me gusta que no podamos luchar contra nuestra naturaleza, en este mundo tan manipulado en el que vivimos, ese falso orden, comesura, todo estudiado, parámetros, rigidez... Y que exista algo que no podamos ocultar, quizás tapar temporalmente, pero aflorará. No dejamos de ser animalitos, y procuro tenerlo siempre muy en cuenta desde mi delicioso raciocinio.

Lástima que no pueda mandaros por aquí un poquito de esencia de Marina Brava... Aunque eso tiene fácil solución, ya sabes, 657949057...

M.