Principios y valores

22.02.2014

Hoy se cumplen 4 meses de ese anuncio. Toca reflexión, y versará sobre algo que sin ser consciente, ha ido calándome y me ha impregnado por completo, haciéndome, una vez más, sentirme mejor persona a través de este fascinante y complejo mundo.

El mundo escort está lleno de valores, de principios, y de más ética que en otros sectores profesionales que haya vivido. Puede resultar paradójico, ¿verdad?. Un mundo que se presupone de supervivencia, egoísmo y búsqueda de los propios intereses, y por lo tanto, sin tiempo para darle cabida a las reflexiones sobre lo correcto o lo incorrecto. Actúa y gana. Cubre tus espaldas. Salva tu lindo trasero. Beneficiate tú. Tú tú y tú. ¿Conocéis el dicho? "Con maricones y con putas, nunca entres en disputas".

Menuda estupidez. He trabajado en entornos multinacionales y en el sector inmobiliario, he visto muchas puñaladas profesionales, traiciones, abusos de confianza, manipulaciones, sobres con dinero. No sé aún bien si me alegra o entristece que tenga que ser este mundo B donde me encuentre mejores cotas de honestidad. ¿En qué clase de sociedad vivimos? ¿Será por encontrarnos en la intimidad de una habitación tal y como se nos trajo al mundo? ¿Que curioso mecanismo psicológico inhabilita al ser humano para ocultar su naturaleza ante la indefensión de la desnudez?

Honradez. Bondad. Solidaridad. Lealtad. Templanza. Fortaleza. Responsabilidad. Justicia. Igualdad. Respeto. Son algunos de los valores que veo muy de cerca en este mundo escort a tiempo parcial.

Posiblemente esté teniendo mucha suerte con las personas que estoy conociendo.La oscuridad y el anonimato unen. La intensidad de las experiencias, también. Estamos solas en comunidad.

Teniendo otra profesión, siempre puedes comentar las dudas con amigos, familia, tu novio... Aquí no cuentas con nadie de tu vida real.

Empezaré por las compañeras: los foros de internet (concretamente Guia Geisha) o twitter están atestados de consejos útiles de verdad para las principiantes. No he participado muy activamente, pero prácticamente he leído todos los posts. No conozco otra profesión en la que se den tantas recomendaciones para ejercer una actividad con la mayor profesionalidad posible desde el primer momento. Son personas que en breve lapso de tiempo traspasan la pantalla del ordenador, abren las puertas de su casa y de sus experiencias, te cuentan la historia de su vida que se esconde tras la decisión de dedicarse a esto. Te aconsejan desde la visión de la experiencia sin considerarte competencia y con una grandísima prudencia.

Algunas de esas compañeras se convierten en amigas. Escriben blogs, desde hace mucho más tiempo que yo. Me comentan ideas que han tenido para escribir un post, me doy cuenta de que es un tema brillante, por una parte me apena que no se me ocurriera a mí antes puesto que quiero tener mi jardín cuidado con plantas y flores bonitas, pero me alegra que sea ella quien vuelva a nutrir su blog con un contenido de primera, de modo que decido meter ese tema en cuarentena por lo menos 6 meses. Es SU idea y no daré mi versión sobre el mismo hasta que nadie recuerde prácticamente que ya lo lanzó ella en su día. Lo siento algo tremendamente serio y casi hasta sagrado. Esta misma amiga tiene unas ideas perfectamente definidas sobre la experiencia que ofrece y declina alguna de mis volcánicas y entusiastas propuestas con unos razonamientos tansolidamente argumentados, que no me queda mas remedio que darle la razón. Pero no a todos,veremos si finalmente la convenzo para alguno de mis juegos...

Con los clientes, valores como el respeto, la discreción, confidencialidad y confianza cobran unas dimensiones que nunca antes había visto. No me interesa lo más mínimo a que se dedican profesionalmente (una cosa es sentir algo de curiosidad por lo interesante que te haya podido resultar esa persona, y otra, indagar), si están casados o tienen hijos. Evidentemente, si ellos quieren contarme algo de su realidad, me ayudará a conocerlos mejor y posiblemente entender que han venido a buscar conmigo. Pero tampoco es necesaria una ficha técnica, se puede saber mucho de la otra persona hablando de cosas que no comprometan, sólo se debe dejar fluir...

Confianza, justicia e igualdad en el intercambio de sensaciones en un tiempo establecido por la suma económica fijada. No he tenido ni una sola experiencia en la que alguien no cumpliera lo pactado. Es un trámite que prefiero gestionar al principio, saber que él ha cumplido su parte, olvidarme y darle yo la mía. Además, tiene un trasfondo psicológico: tengo la sensación de que una vez que la "petite mort" ha entrado por la puerta, podrían aflorar sentimientos culpabilizadores, es el momento de regresar a casa, a la rutina, las obligaciones y responsabilidades. Y si encima tienes que abrir la cartera en ese instante el regusto es más amargo.

Todos estos valores y principios que os he enumerado están muy bien, pero no te llames a engaño, me encanta cruzarme con gente de buena fe pero no doy por hecho que todo el mundo lo sea. Determinadas propuestas cuestionan mi seguridad y busco medidas para garantizarlas, caso contrario, las declino. No acudiré nunca a un domicilio personal, si tanto deseas estar conmigo no te supondrá problema asumir el importe del apartamento por horas y disfrutarme estando cómoda y relajada. Un viaje requiere, sin duda alguna, conocer tu identidad real, no voy a desaparecer de mi mundo sin dejar tan siquiera anotado en un papelito en casa con quién estoy... Es lo que tiene la madurez, que hasta las locuras se hacen con sentido común :)

Dulces besos,

Marina