Ración y media de críticas

18.09.2014

Es evidente que algún día las críticas a este blog habrían de llegar. Nadie gusta de modo universal, ocurre en todos los ámbitos y todas las disciplinas, y este es parte del precio que se ha de pagar por estar expuesto públicamente. Creo que más bien debería no quejarme demasiado puesto que tras 137.000 visitas hasta se ha demorado bastante la historia... Curiosamente han empezado a despuntar en los últimos 2/3 meses. Las primeras llegaron en modo de mail, no entendía bien el propósito, más que una posible llamada de atención para establecer un cruce de unos cuantos correos. Las siguientes fueron críticas medianamente argumentadas en referencia al estilo y contenidos de mi blog. Los comentarios de esta página tienen moderación, no tuve inconveniente alguno en publicarlas puesto que considero que no sería de recibo publicar exclusivamente las alabanzas y adulaciones, sino que podría verme inspirada, motivada y estimulada a mejorar. No soy escritora, tan sólo soy una persona a quien le gusta escribir, que unos días puede y quiere ponerle más esmero, frente a otros en los que sólo busca desahogo. No aspiro a ganar el Pulitzer en la categoría "Mejor Blog de Escort 2014", eso que quede bien claro...

Lo que no entiendo son los insultos, y así han sido los dos comentarios que ha querido publicar alguien hoy y que por no comprender, no he publicado. Aceptaría que se me dijera que discrepa en alguna de mis opiniones, que tiene otra visión y la argumentara para poder tener algo de debate, pero decirme gratuitamente que escribo chorradas, que soy un síntoma de los tiempos, que qué poco sé, que qué guay me creo... ¿Qué sentido tiene?. No había un atisbo de crítica, sino únicamente falta de coherencia e insulto gratuito. ¿Te está obligando alguien a leerme? ¿Te supone algún perjuicio mi existencia? Entonces, ¿a cuento de qué vienes a mi casa a hacerme una pintada en la fachada? Lo siento, soy demasiado racional y me frustro cuando no puedo entender algo a todas luces sencillo. Yo no entro en blogs, foros o páginas que no me gustan para ponerlas a parir. No tengo tiempo para eso. Sencillamente, no entro porque ¡no me interesan!.

Bienvenidas sean las críticas constructivas, de corazón. A pesar de que , insisto, este blog no tiene más propósito que el de ser esa ventana desde la que mostrarse para quien tenga ganas de contemplarme. Sin duda alguna, quien se ponga a tirar piedras contra mi ventana porque no le gusta lo que ve, es que no anda muy bien en su azotea...

M.