Summertime

24.07.2015

Quiero vivir eternamente en este clima, quizás con algunos grados menos de temperatura, pero sin duda, con poca ropa de día, opción de remojarme tanto como quiera, y desnuda con sudores de gusto dulce por la noche. Tanta desnudez tiene consecuencias.

Le veo, me ve

me apetece, le apetezco

le rozo, se deja

me acerco, suspira.

Estiro el brazo acariciando ingle y muslos con los dedos índice y medio.  

Dibujo círculos que borro con la palma de la mano.

No le toco la polla. Las pollas no se tocan con la mano.

Se tocan con la boca. Se agarran con la lengua. Se aprietan con los labios y la garganta.

Se las emociona al sentir mis lágrimas resbalar por la mejilla tras un grito ahogado por la polla.

La temperatura ambiente me tiene hambrienta y sedienta, de todo. Lamo y chupo todas las partes de su cuerpo sin excepción, no hay fin, no quiero terminar ni quiero que él lo haga. Mi esencia se escapa por la punta de la lengua y penetra por cualquiera de los orificios que con tanto deleite y parsimonia saboreo.

El verano se deja las ventanas abiertas, escapando por ellas al anochecer y amanecer nuestros gritos y gemidos junto al vaho de los orgasmos.

Siempre pienso que si yo oyera cada noche a una pareja follar tal y como lo hacemos nosotros, lo último que haría sería molestarme. Primeramente me haría gracia, y sin la menor de las dudas, me daría morbo y excitaría hasta el punto de que posiblemente algún día les dejaría un cartelito de esos que ponen algunos vecinos, si bien mi texto sería bastante más simpático y picante animándoles a seguir noche tras noche. Por ese motivo, todas las mañanas cuando me asomo a la ventana, fantaseo con una pancarta que diga:

"PABLO ES DIOS, Y MARINA NUESTRA DIOSA. OS VENERAMOS"

:)

Me despido ahora de vosotros, a escasos minutos de poner rumbo a la playa con otra pareja de amigos. El ambiente está caldeadito y más nos vale ponernos a remojo, o no sé bien dónde seré capaz de meter la cabeza para refrescarme...

¡Disfrutad!

M.