Vulgar

27.09.2013

Hay algo que me preocupa mucho, muchísimo: que en algún momento pueda transmitir por aquí una imagen de vulgaridad. Este es el único medio que tengo de darme a conocer, las fotos no me bastan. Me veo como el Transcantábrico, unas instalaciones para cumplir tus expectativas, pero realmente el elemento diferenciador es el servicio que recibes y el disfrute del recorrido...

He reflexionado esta tarde sobre si no debería ser mucho más comedida en mis escritos, eliminando frases tan concisas como la de mi post anterior: 

"... mientras notas unas uñas largas en tus testículos a la vez que otra mano de mujer ase toda tu virilidad" ...  O borrar las últimas fotos que he subido, con una pose más de teenager que manda fotos calientes a su novio en vez de la mujer que en realidad soy. Y la decisión esta tomada: esta también soy yo. Bastante me reprimo u oculto en mi vida oficial como para elegir libremente estar aquí y adoptar otro rol. Ser Marina no es interpretar un papel, es simplemente dejarme llevar y sacar mi esencia, ya que la realidad es que cuando se la he mostrado a hombres que conocía por cauces habituales, acababan no sabiendo qué hacer con ella. No podía dejarla encerrada, no quería hacerlo. Por eso me tienes aquí. Marina, es decir, yo, quiere jugar, seducir, mirar, sonreir, oler, sentir. Estar callada cuando debe estarlo, o cuando quiere hacerlo. Pero Marina, es decir, yo misma, si se siente en confianza y simplemente, si es el momento, habla mucho, muchísimo, cuando practica sexo. Y no dice cosas bonitas. No la oirás decir lindezas como "Tómame". "Házme tocar el cielo". "Permíteme saborear el néctar de la lujuria"... Que va. Piensa tu mismo en las equivalencias. No voy a escribirlas. Pronúnciate mentalmente las expresiones más fuertes y malsonantes que conozcas. Yo las digo, las grito y hasta las suplico, porque estoy fuera de mí.

No puedo vender una imagen de quien no soy. No pienso comedirme. Quizás en el fondo sea alguien vulgar, debería ir asumiéndolo. O sea este otro ejemplo más del tan repetido "Dama en el salón, puta en la cama". Decidí colgar la foto de mis pechos por la sencilla razón de que creo que es uno de mis assets. ¿Habría causado el mismo interés, más o menos, de no haberlos mostrado? Posiblemente... o no... Pero soy yo... Marina, es decir, yo misma, es alguien muy sexual, que se autoerotiza, se acaricia, disfruta su cuerpo y lo da a conocer.

No quiero convertir esto en un plan comercial con cada punto y cada coma pensado y estratégicamente colocado. No soy un pintor que hace cuadros por encargo: hoy un bodegón, mañana hazme un retrato, pinta edificios, que está muy de moda. Yo pinto lo que siento, tan sólo plasmo mi naturaleza, y de momento hay personas que se interesan por ello. Pero poco más puedo hacer que darme a conocer a través de estas líneas y unas pocas fotos, si bien está próxima una nueva sesión de fotos y tengo claro el enfoque. Si finalmente me ves vulgar, espero que sea desde el deseo, y como una faceta más de las muchas que puedo ofrecerte.

Esperando impaciente que vengas a follarme, se despide sin más...

Marina.